Volver 



Alianza de Amor con el Sagrado Corazón de Jesús - BLOG

Tres promesas

01 de Septiembre del 2012

Murió Jesús, Ofreciéndose inmaculado a Dios por el Espíritu Santo pero antes de que nos diera su vida en la Cruz, nos hizo tres grandes promesas que debemos, las hijas de la Alianza, agradecerlas con toda el alma.

No contento ni satisfecho el amante corazón de nuestro Jesús con tantas promesas relativas al Espíritu Santo, agregó otras tres que si bien están expresadas en pocas palabras, son de sumo valor y debemos meditarlas a menudo con mucho amor.

VOSOTROS CONOCERÉIS AL ESPÍRITU SANTO, dijo Jesús; y ciertamente lo conocemos, por dicha nuestra, lo sentimos, lo aspiramos y respiramos, nos cerca, nos envuelve, nos penetra, y más íntimamente está unido con nosotros, que nosotros mismo. Él nos ha hecho conocer al Padre juntamente con el Verbo, de los cuales es el lazo de amor fecundísimo, y aunque persona distinta de Ellos, con su misma substancia, voluntad y perfección. En el bautismo, en la confirmación, ha venido a nosotros y tomado posesión de nuestras almas: ¨me conoce y conozco¨.


La otra promesa de Jesús fue ésta: MORARÁ CON LOS MÍOS, es decir, con los que pertenecemos a la Iglesia de Dios, que el Espíritu Santo hace gobernar por los obispos. El Espíritu Santo rige la Iglesia, la dirige, y por eso es infalible: Nació la Iglesia del corazón de Jesús, de aquel corazón formado por el divino Espíritu en el seno virginal de María: la gobierna por el Papa al que alumbra con toda la luz de la verdad. Sin el Espíritu Santo no habría Iglesia, ni sacerdotes, ni sacramentos. En Ella, todo es obra de ese Santo Espíritu, de la persona del Amor que nos alcanzó Jesús con sus plegarias y con su preciosa sangre derramada en la Cruz.


Y ESTARÁ CON VOSOTROS, agregó Jesús en su tercera promesa.
Él nos rige a cada uno en particular, por eso Jesús no se contentó con decir: ¨El Espíritu Santo estará con vosotros¨, sino que particularizó, añadiendo: ¨en vosotros¨, es decir, en cada alma que corresponda y agradezca, pues que el pecado de ingratitudes, es el más funesto, porque seca la fuente de las gracias. Y no sólo debe regir el Espíritu Santo nuestro cuerpo, su templo vivo, sino también nuestra alma; ¨El hombre está compuesto de cuerpo y alma y el cristiano de cuerpo, alma y Espíritu Santo.


¡Felices nosotros con ese Espíritu divino, que desde el principio del mundo trocó en luz las tinieblas! Pidámosle las hijas de la Alianza, ya que por dicha nuestra es el protector principal de nuestra amada archicofradía, que con su luz ilumine nuestras almas y las haga arder en el divino amor.


Pidámosle que nos prepare para su venida, que nos dé fortaleza y paciencia para sonreírle a las cruces que se digne enviarnos, llevando en paz, y por amor de Jesús todas sus disposiciones, y ofreciéndonos a favor de la Iglesia y de los pobres pecadores.


ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

¡OH ESPIRITU SANTO!, alma de mi alma, te adoro,
ilumíname, guíame, fortifícame, consuélame, dime qué debo hacer y ordéname.
Te prometo someterme a todo lo que desees de mí
y aceptar todo lo que permitas que me suceda;
hazme solamente conocer tu voluntad. Amén

 

 Volver 



Asociación:

Emblema

Fecha de Fundacion:

8 de noviembre de 1909

Fundador(es):

Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida


Mons. Ramón Ibarra y González